Fuego del Saber

Ardieron antaño las llamas del saber, corriendo en manos de Prometeo, escapando de la ira de los Dioses, siendo encadenado y torturado por amor. Del mismo modo en nuestros días, huyen los sabios de los nuevos Dioses, escapando de su persecución y tortura, por su amor a la humanidad, sufriendo en ocasiones, de las peores difamaciones.