Insomnio

El tic tac del reloj desentonaba en la madrugada mientras una hermosa dama descansaba placida en su cama, soñando tranquila y profundamente dormida.

Al menos así es como debería haber sido, mas no fue como todo al final ha transcurrido. Pues la dama dormida en su cama bien se encontraba, pero tranquila no se la hallaba, ya que monstruos siempre descansaban bajo su almohada inundando sus sueños cada madrugada.

Esta noche en particular un peculiar demonio a su puerta llamaba provocando que en gran medida su corazón se acelerara. Y es que, mientras en su mente su cantar tronaba este monstruo en su ser más adentraba, cabizbajo sobre su cuerpo, alongado la llamaba por su nombre y delirios le susurraba.

Asimismo en su mente la diabólica aura penetraba, tan infranqueable como cada noche mientras le susurraba apoderándose de su sueño y le cantaba su dulce melodía. “¡Niña duerme, niña hermosa y déjame tu cuerpo esta madrugada!, no hace falta que despiertes tú ya no temes nada. ¡Permíteme ser tu dueño y atiende a mi llamada!”

La niña dormida, luchaba y perdida, cada vez más revoloteaba peleando en sus sueños, sudando y sangrando. Tratando de afrontarlo, mas ella no se despertaba y así en sus ensoñaciones el demonio cada vez más se sobrexcitaba.

“¡ven niña ven, aléjate de tu cama! ¡Ven niña hermosa, sigue la voz que te llama!, juguemos juntos toda esta madrugada.”

…Luces y gritos en la casa que se escuchaban, luces y gritos mientras al “auxilio” se le llamaba…

…Se hace el silencio, se apagan las luces, la niña despierta y suena el golpear contra el suelo…

-¿Mama…? ¿Papa? ¿Dónde estáis? ¿qué hago en el pasillo? ¿Por qué está el suelo húmedo?, todo esta obscuro ¿Qué es ese olor a rumbre? ¿Por qué estoy mojada…? ¡AAAAAAHHHHHHH!

…Se escucha un último grito y luego se hace el silencio…

“¡Ya eres mía niña hermosa! ¡No temas más preciosa que vamos a hacer juntos muchas otras cosas…!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.